sábado, 17 de octubre de 2015

VISITA DE "SI SE PUEDE" AL BARRIO DE LAS TOSCAS


El pasado miércoles, 14 de octubre, miembros del partido Sí Se Puede en Tacoronte nos desplazamos al barrio de Las Toscas con la intención de obtener información, de primera mano, sobre las demandas de sus vecinos.


En primer lugar, nos informan de la falta de bocas de incendio que les hace temer por su seguridad, en caso de incendio. También nos comentan que hace falta una mayor frecuencia de la presencia de los equipos de limpieza en la zona, hecho que salta a la vista por la falta en sí de limpieza, así como la necesidad del cuidado de los jardines.

 Otro de los problemas importantes de este barrio es la accesibilidad. Según avanzamos, es evidente la carencia de accesos habilitados para personas con discapacidad. La existencia de una de las plazas de aparcamiento para personas discapacitadas junto a un bordillo insalvable es llamativa. Al haber muchas viviendas edificadas en diferentes niveles, los vecinos y vecinas demandan la colocación de rampas para que las personas con movilidad reducida (ancianas, enfermas, etc.) puedan desplazarse con menor dificultad. Además,  piden la señalización de los accesos a las escaleras y que así no se obstaculice la entrada a los servicios de emergencia.

En cuanto a los contenedores de basura, observamos que se encuentran situados sobre la acera impidiendo el paso de peatones, carritos de bebé, personas en silla de ruedas, etc. En su día se construyeron dos habitáculos para los contenedores en las esquinas de una de las calles que a día de hoy están sin utilizar. Muy cerca de los contenedores, dos farolas inclinadas se suman a la lista de deficiencias.

            El parque infantil presenta suelo de picón y, en un lateral, un bebedero inutilizado junto a un desagüe  tapado por piedras. En el mismo perímetro se encuentra la puerta de una caseta de electricidad podrida de óxido y sin señalización de peligro. En la cancha deportiva, con riesgo para la integridad física de los menores, están las porterías prácticamente sin atornillar (apenas queda un tornillo), sujetas con bloques de cemento. Las líneas  pintadas por los propios vecinos y el piso totalmente agrietado.

Continuamos nuestro paseo por la C/ El  Poniente y observamos con inquietud el riesgo de caída para la población infantil y mayores, por la falta de reposición urgente del vallado a un lado de dicha calle.

En cuanto al local social, nos comentan que lleva cerrado unos dos años. Sólo se suele abrir una vez al mes para la reunión de vecinos, cuando hace unos años se abría por las tardes y se impartía una gran variedad de clases o talleres de los que se beneficiaban los niños y niñas del lugar.


Al finalizar la tarde, nos quedamos con la agradable sensación  de haber escuchado a los vecinos y vecinas de Las Toscas, y asumimos el compromiso de hacer cuanto esté de nuestra mano para solucionar el estado de este barrio.

Nos preguntamos cómo un barrio que está situado a apenas un kilómetro del casco histórico de Santa Catalina, sin embargo, se encuentra en esta situación de abandono por parte de los responsables municipales.








No hay comentarios:

Publicar un comentario