lunes, 21 de septiembre de 2015

MOCIÓN PARA PROMOVER LA MEJORA E INCREMENTO DE LA RECOGIDA SELECTIVA DE RESIDUOS URBANOS DOMÉSTICOS EN EL MUNICIPIO DE TACORONTE. PLENO DE OCTUBRE

Doña Violeta Moreno Martínez,  Ángel Méndez Guanche y Doña Alicia Acosta Mora, concejales del Grupo Político Sí se puede, del Ayuntamiento de Tacoronte, en uso de las atribuciones que les confiere el artículo 97.3 del R.O.F., presentan al Pleno del Ayuntamiento de Tacoronte del mes de octubre de 2015 la presente MOCIÓN, para su debate y aprobación, si procede, de acuerdo con la siguiente

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS


            Tal como se establece en el artículo 25 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local (LBRL), entre las competencias que se atribuyen a los municipios se encuentra la gestión de los residuos sólidos urbanos. Por otra parte, el artículo 43 de la Ley Territorial 14/1990, de 26 de julio, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas Canarias (LRJAP) establece que los Cabildos han de desarrollar la coordinación de los servicios municipales de la Isla para garantizar su prestación integral y adecuada en la totalidad del territorio insular, supliendo a los Ayuntamientos cuando la insuficiencia de sus recursos impidan la prestación de los servicios municipales obligatorios o las funciones públicas establecidas en la LBRL. Por último, tanto la reciente Ley 7/2015, de 1 de abril, de los municipios de Canarias, como la Ley 8/2015, de 1 de abril, de Cabildos Insulares, también establecen la asistencia y cooperación de los cabildos insulares  a los ayuntamientos para  la prestación de los servicios públicos municipales.

Con relación a la normativa aplicable a los residuos urbanos y a la obligatoriedad de la recogida selectiva, ya la Ley 10/1998, de 24 de abril de 1998, de Residuos, establece que “los municipios de más de 5.000 habitantes están obligados a realizar una recogida selectiva de los residuos que facilite su reciclado y valorización”; asimismo, la Ley de Residuos de Canarias 1/1999, de 29 de enero, también recoge esta obligatoriedad y especifica que se ha de realizar la recogida selectiva de los siguientes residuos: vehículos abandonados y componentes de vehículos fuera de uso; restos y elementos de pequeña maquinaria industrial, enseres, maderas y equipamiento doméstico, medicamentos y otros elementos de botiquines particulares y de consultas médicas y veterinarias y cualquier otro residuo generado por la actividad sanitaria, envases de plástico y plásticos en general, aerosoles y pulverizadores, pilas y acumuladores, lodos de depuradora y fosas sépticas, animales muertos domésticos o de compañía, papel y cartón, vidrio, aceites usados y grasas de consumo humano, ropa y textiles, escombros y restos de obras de construcción, neumáticos o cualquier otro que se establezca por decreto del Gobierno.

            Con el objetivo de organizar la gestión de los residuos y procurando minimizar los impactos asociados, el Cabildo Insular de Tenerife aprobó, en el año 2009 de forma parcial y total en 2010, el Plan Insular de Residuos de Tenerife (PTEOR). Dicho plan tiene como objetivo fundamental lograr que “la gestión de los residuos proporcione a los ciudadanos de toda la isla un servicio de calidad y coste uniforme con los máximos niveles de protección ambiental y asegurando el cumplimiento de las exigencias de la normativa en vigor y de los principios del “desarrollo sostenible”. Alcanzar este objetivo supone un compromiso compartido por los ayuntamientos, el Cabildo Insular de Tenerife y los propios ciudadanos. Entre sus ejes se encuentra la prevención y minimización de la generación de residuos (Eje 1) y la máxima recogida selectiva de materiales y su reciclaje (Eje 2). Entre las infraestructuras que posibilitan la recogida selectiva se encuentran los Puntos Limpios, que permiten el depósito, por parte de particulares, de aquellos residuos que, por su tamaño o peligrosidad, no son recogidos por los servicios municipales, ofreciendo un servicio comarcal. Pero, actualmente, si un vecino o vecina de Tacoronte quiere depositar residuos que no se encuentran en el sistema de recogida municipal, tiene que desplazarse al Punto Limpio de Taco o al de La Orotava, pues no existe una infraestructura de este tipo para la Comarca de Acentejo.

La separación selectiva de los residuos urbanos domésticos, tales como envases, vidrio, papel, textiles, etc., y su correcta gestión, además de ser una obligación legal, implica darle una segunda vida a sus componentes y reduce la extracción de las materias primas que son necesarias para su fabricación. A la vez, disminuye considerablemente el volumen de los residuos que terminan enterrados en las celdas del vertedero del Complejo Ambiental de Arico. Por otra parte, hay que tener en cuenta que es más barato y efectivo gestionar los residuos por separado que intentar recuperar materiales reciclables de la basura mezclada.

El reciclaje también tiene importantes repercusiones económicas: es más barato fabricar productos nuevos a partir de materiales reciclables que extraer nuevas materias primas del medio. Además, supone una oportunidad para la creación de nuevas empresas asociadas a la recogida selectiva, al transporte y al reciclaje. Cuanto mayor sea el volumen de residuos recogidos selectivamente, mayor será la rentabilidad económica y la viabilidad de las empresas del sector. Los ayuntamientos de la isla deben pagar una tasa que será más elevada cuanto mayor sea la cantidad de basura mezclada que llevan al Complejo Ambiental de Tenerife, por tanto, es lógico pensar que cuanto menos pague el ayuntamiento por la basura en masa, menor será también la tasa de basura que ha de pagar la población al consistorio municipal.

La situación actual en Tenerife sobre la recogida selectiva de residuos domésticos no es muy halagüeña, las tasas de reciclaje se mantienen bajas y están muy lejos de alcanzar el más de 50 por ciento al que nos obliga la Unión Europea y que ha sido ya ampliamente superada en buena parte de Europa. En declaraciones recientes, don José Antonio Valbuena, Consejero responsable del área del Cabildo que se ocupa de la gestión de los residuos a nivel insular, anunció en la prensa que “el Cabildo prepara un plan para la recogida selectiva puerta a puerta (PAP) en 2016, que se presentará a las distintas corporaciones locales para implementarla con los ayuntamientos que quieran y que servirá de experiencia piloto para su desarrollo a nivel insular”. La recogida puerta a puerta consiste en no mezclar los residuos que se generan en el hogar y distribuirlos en cinco fracciones: materia orgánica, envases ligeros, papel y cartón, vidrio y el rechazo (lo único que hoy por hoy no se puede reciclar). Es ya una realidad en muchos municipios de Cataluña y Mallorca, así como en Italia, Bélgica o Francia, y permite reciclar el 80% de la materia, mientras que a los contenedores solo llega al 20%”. En este sentido, cabe destacar que algunos ayuntamientos tinerfeños ya han declarado la intención de sumarse a este proyecto insular, como es el caso de La Orotava.

En el caso de Tacoronte es notable la falta de suficientes contenedores para el depósito diferencial de los residuos urbanos domésticos, así como la necesidad de informar y concienciar a la población sobre la importancia del reciclado, ya que muchas veces se observan materiales como envases o cartón en el contenedor “general” de basura, teniendo al lado los contenedores adecuados para depositar tales residuos (el amarillo y el azul, respectivamente).

Ante esta realidad se hace necesario intensificar los esfuerzos para facilitar a la ciudadanía la participación en los sistemas de recogida selectiva, dotando de más infraestructura, buscando nuevas fórmulas de recogida, informando y concienciando.

ACUERDO


Consciente de la necesidad y obligación del ayuntamiento de mejorar e incrementar el sistema actual de recogida selectiva de residuos urbanos domésticos, de tal forma que redunde en la calidad de vida de la ciudadanía y el medio ambiente, el Ayuntamiento de la Ciudad de Tacoronte acuerda:

1.    Realizar un estudio por barrio sobre la situación del depósito y recogida selectiva de los residuos urbanos, en el que se contemple, entre otros aspectos, el uso “eficaz” de los distintos contenedores de recogida selectiva recabando la información a través de los trabajadores del servicio de recogida y por observación directa, un inventario del número y estado de conservación de los distintos tipos de contenedores, ubicación actual de los mismos y propuestas de incremento (en cantidad y tipología) y redistribución teniendo en cuenta la opinión de la población local.

2.    Incrementar por barrio, de forma paulatina, el número de contenedores destinados a la recogida selectiva de los diferentes tipos de residuos urbanos domésticos que actualmente se recogen en el municipio (vidrio, papel, envases, ropa y aceite)

3.     Desarrollar las gestiones necesarias, ante el Cabildo de Tenerife, para participar en el proyecto piloto de “recogida selectiva puerta a puerta”.

4.    Desarrollar las gestiones necesarias para la instalación, en el término municipal de Tacoronte, de un Punto Limpio de ámbito comarcal, así como la puesta en funcionamiento de “mini-puntos limpios” que faciliten la recogida y posterior reciclado de sustancias peligrosas.

5.    Promover y desarrollar campañas para concienciar a la población de Tacoronte sobre la importancia de contribuir al reciclaje, así como crear hábitos que permitan una correcta separación de los residuos producido por los hogares. En esta línea se ha de aprovechar la oportunidad que brindan iniciativas de ámbito insular como “Personas más sostenibles”, o cualquier otra iniciativa pública o privada, a nivel europeo, nacional o autonómico, que permita sumar esfuerzos y minimizar gastos.


 En la Ciudad de Tacoronte, a 21 de septiembre de 2015.
           

Fdo: Violeta Moreno Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario