martes, 30 de diciembre de 2014

Después de varios años, el Cabildo de Tenerife reconoce que la propuesta de Sí se puede para los atascos en la TF5 era la más viable.

Durante varios años, desde Sí se puede criticamos las diferentes propuestas que en materia de mejorar la movilidad entre el Norte de Tenerife y el área metropolitana, había ido elaborando el Cabildo de Tenerife. Entre ellas, sin duda, destacó por lo absurdo de su planteamiento y el enorme derroche de dinero público que suponía, el proyecto del Tren del Norte de Tenerife, idea firmemente defendida por Ricardo Melchior y por Carlos Alonso, los cuales invirtieron fuertes sumas de dinero en costosos proyectos, sucesivas rectificaciones de los mismos, campañas de propaganda, o viajes al extranjero para comprobar las capacidades de varios modelos de trenes continentales.





Durante las sucesivas fases de exposición pública, desde Sí se puede expresamos nuestra oposición al desarrollo de este proyecto, por considerarlo destructor del paisaje y de diversos tramos de suelo rústico productivo, por generar bolsas de suelo improductivas y la segregación de barrios, por su elevado coste y su ineficacia para resolver el problema de la comunicación entre los distintos pueblos del Norte de Tenerife y la capital provincial. 


También en su momento nos pareció escandaloso que se destinaran esas grandes sumas de dinero a pagar a equipos de ingenieros para elaborar un proyecto con poca probabilidad de poderse llevar a cabo en el futuro a corto y medio plazo, mientras se detraían fondos de las cantidades destinadas a la finalización de los hospitales públicos del Norte y Sur de Tenerife.

El empecinamiento de los Srs.Melchior y Alonso en defender las bondades del tren, pasaba por ignorar cualquier otro tipo de proyecto alternativo que se les presentara, por razonable que fuera, para solventar los atascos diarios en la autovía TF5.

Ahora, en diciembre de 2014, nos llega la noticia en varios medios informativos de que el Cabildo de Tenerife, por fin, ha decidido "realizar un estudio para mejorar la movilidad en la TF5 y evitar los atascos, producidos por los numerosos enlaces que existen en esta vía". Ahora, diez años después de defender los proyectos ferroviarios, el Presidente del Cabildo de Tenerife llega a la conclusión de lo que siempre era evidente para muchos ciudadanos/as: que la mejor solución a los atascos es la construcción de varios kilómetros de carriles exclusivos de guaguas entre Santa Cruz y el Norte de Tenerife. 

Diez años han tardado nuestros dirigentes insulares en darse cuenta de que un kilómetro de carril guagua es mucho menos costoso que un kilómetro de infraestructura ferroviaria, y que presta mejor servicio la primera que el segundo por rapidez y accesibilidad a todos los pueblos y barrios que atraviesa. 

Hemos perdido diez años porque se ha priorizado la intención de hacer negocio o de lograr recalificaciones masivas de suelo, a la subsanación de los defectos de la autovía para darle fluidez al tráfico. 


Una vía que triplica el número de enlaces por kilómetro que el propio Cabildo considera como idóneo para no ralentizar el tráfico, junto a un escaso uso de la guagua en dicha autovía por su incapacidad de superar los atascos, sumado a unos flujos de tráfico en vehículos privados que concentran miles de coches en el mismo sentido a unas determinadas horas, son las razones por las que desde hace años muchas personas en partidos como Sí se puede, presentábamos escritos de enmiendas a los proyectos del gobierno insular, para intentar que éste adoptara una política más acertada en materia de transporte público.

Sin embargo, todas las soluciones propuestas ahora por el Cabildo de Tenerife no son lo suficiente buenas como para solucionar los atascos de tráfico en determinadas horas del día. En este sentido, cabe señalar que el proyecto de carril guagua expuesto por los representantes del Cabildo se quedan cortos, al proyectar su desarrollo únicamente hasta Guamasa, siendo necesario que este tipo de carril se prolongue al menos hasta La Victoria de Acentejo. 


Por otro lado, el Cabildo parece seguir empeñado en ampliar el número de carreteras que conecten otras previamente existentes, lo cual no soluciona el problema de la congestión del tráfico, sino que lo agrava y aumenta el consumo innecesario de suelo.

Por último, el silencio total por la Administración insular a la hora de diversificar la ubicación de determinados servicios públicos en la Isla, concentrando los mismos en el área metropolitana, es otro factor que sin duda, no ayudará a resolver el problema de los "atascos horarios". 


Con tramos de autovía por los que circulan más de 100.000 vehículos al día, es indispensable que el Cabildo cambie inmediatamente de actitud y comience a aceptar los sabios consejos que desde la oposición se le han suministrado durante los últimos años, con soluciones prácticas y menos costosas que los ostentosos e ineficaces proyectos ferroviarios o de nuevas autovías, gestados en una época que afortunadamente ya parece superada. 

Si de verdad queremos facilitar la movilidad, conservar el paisaje, mantener la continuidad del tejido urbano y productivo de nuestros pueblos del Norte, la solución para los atascos de tráfico pasa por facilitar el uso de la guagua y por conseguir que ésta sea tan atractiva como lo pueda ser el tranvía en el área metropolitana, dotándola de un carril exclusivo, con paradas en los principales barrios y accesos a los pueblos del recorrido por el Norte. 

Deseamos que las reciente palabras del consejero insular en materia de transporte, Jose Luis Delgado, expresando que "El problema existe desde hace muchos años y no podemos solucionarlo en sólo unos meses, pero por lo menos ya hemos diagnosticado la situación y buscado los recursos para ponernos manos a la obra" no sean meras palabras y supongan que por fin se reconozca que la mejor manera de solucionar este problema pasa por la adaptación de la vía y el fomento de una guagua atractiva al usuario. Por el camino habrán quedado perdidos unos cuantos años y millones de euros en proyectos estrafalarios. Pero bienvenido sea este momento si por fin se reconoce que la mejor solución al problema, es menos costosa que los anteriores proyectos y sobre todo, mucho más fácil de llevar a cabo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario