martes, 26 de agosto de 2014

Moción pidiendo la adopción urgente de medidas para solucionar diversos problemas existentes en el barrio de Tagoro.



Ángel Méndez Guanche y Carmen del Cristo García Estévez, concejales de Sí se puede, pertenecientes al Grupo Mixto Municipal del Ayuntamiento de Tacoronte, en uso de las atribuciones que les confiere el artículo 97.3 del R.O.F., presentan al Pleno del Ayuntamiento de Tacoronte la presente MOCIÓN para su debate y aprobación si procede, de acuerdo con la siguiente

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Tras la reciente visita al barrio de Tagoro y el encuentro mantenido en asamblea de barrio con los vecinos del lugar, se han detectado una serie de importantes problemas y carencias sociales que denotan el estado de abandono en que se encuentra la zona, siendo de vital importancia buscar soluciones a la actual situación.

Entre los problemas detectados se ha constatado la existencia de  imbornales sellados que provocan escorrentías e inundaciones; solares convertidos en vertederos, aceras en mal estado, calles sin asfaltar y zonas comunes inaccesibles, parque infantil con columpios rotos, sin el adecuado mantenimiento y extrema suciedad generalizada poniendo en peligro la salubridad del lugar.

En su entorno se pueden encontrar preservativos, papeles con excrementos humanos, colillas, y otros desechos que ponen en peligro de infección a los menores que van allí a jugar.

Existe una cancha polideportiva de propiedad municipal que no cuenta con las mínimas instalaciones, tales como aseos y vestuarios con agua corriente. Ni siquiera en el tiempo estival se dota a los vecinos de actividades propias de esta época y ha tenido que ser la propia gente del lugar la que organice de manera autónoma actividades lúdicas para el tiempo de verano. De hecho, han sido los propios vecinos los que han improvisado un gimnasio.

Por otra parte, el barrio no cuenta con un adecuado servicio de transporte público, lo cual dificulta el acceso a los servicios y derechos básicos de sanidad y educación a los residentes de allí y a otras actividades de no menor importancia como es la del ocio. A las deficiencias de transporte público, hay que añadir el elevado coste del precio de la guagua, que en las circunstancias actuales de crisis generalizada no se corresponde con el poder adquisitivo de la mayoría de los residentes, acuciados por una elevada tasa de paro juvenil y de parados de larga duración.

Los vecinos constatan que las llamadas políticas municipales no llegan a barrios como el de Tagoro, y en consecuencia, proponen que el Ayuntamiento organice los servicios municipales esenciales, tales como los servicios sociales, y otros, para que el personal municipal se desplacen al barrio al menos un día a la semana, informando a los vecinos de los asuntos correspondientes a cada servicio y allí mismo se recoja la documentación pertinente.

Al hilo de esta solicitud, se demanda también algún tipo de ayuda para que los jóvenes del barrio puedan acceder a una mejor formación, dado que en la actualidad sufren de falta de perspectivas.

Si todo lo anterior es penoso y reclama solución urgente, la situación de la vivienda nº 54 de la calle Cándido López Trujillo, requiere una atención inmediata. Esta vivienda, cuando llegan los tiempos de lluvias fuertes, sufre una exposición violenta a las escorrentías de agua que proceden de las calles situadas a una cota superior,  escorrentías agravadas por la deficiente terminación de imbornales –uno de ellos está de adorno puesto que no tiene conexión a ninguna red de alcantarillado- así como por las “soluciones” provisionales que se han ido adoptando, tales como la colocación de una tubería de desagüe, que más que solucionar, agrava el problema.

Estas carencia incluso pueden poner en peligro la vida de la vecina que reside en la citada vivienda, dada su condición de discapacitada física y su movilidad reducida, ya que debe desenvolverse en silla de ruedas. Cada vez que tienen lugar las fuertes lluvias, la violencia de las escorrentías de agua, los fangos y basuras de los solares abandonados y sucios que arrastra consigo, y que anteceden a su casa, terminan inundando su vivienda. Esta vecina ha puesto en conocimiento del Ayuntamiento estas circunstancias desde hace ya varios años y a día de hoy sigue sin tener respuesta satisfactoria de los responsables municipales.

En otro orden de prioridades y también en relación con las lluvias, suele ser muy frecuente que algunas zonas del barrio se queden sin energía eléctrica los días en que se registran fuertes precipitaciones.

También  señalan los vecinos que no hay luz en los pasillos que comunican las distintas viviendas, con lo que el acceso a las mismas cuando no hay luz diurna se convierte en un problema de inseguridad.

En relación con las instalaciones de comunicaciones, se observa la carencia de conectividad para telefonía móvil  y telefonía fija (faltan pares de conexión).

Por otra parte, las demandas vecinales también se centran en la escasa frecuencia de los servicios de limpieza municipales. La última vez que hubo una actuación de limpieza en el barrio fue el 10 de julio pasado. Tampoco los contenedores de basura en este barrio son lavados convenientemente con la frecuencia debida.

En cuanto al estado de los solares sin construcción, es necesaria una limpieza a fondo de los mismos, pues se han convertido en vertederos ilegales y, en consecuencia, en criadero de ratas y garrapatas. En la escalera de la calle Pintora Juanita Dorta, no existe barandilla que impida una caída accidental al solar anexo, con el consiguiente riesgo de lesiones que pueden ser de consecuencias irreparables. La barandilla sí es reparable.

Otro de los problemas que acucian a este barrio de Tagoro, es el derivado por la falta de señalización adecuada en sus calles. Se da la circunstancia de que al reasfaltar la calle Tagoro no se volvió a pintar el paso de peatones que allí existía. Dado a que los vehículos pasan a gran velocidad se ha producido en fechas pasadas el atropello de una menor, afortunadamente sin consecuencias graves para su salud, pero que pudieron no serlo. Habría que adoptar soluciones como el repintado de la señalización horizontal y la colocación de discos de limitación de velocidad, así como estudiar la posibilidad de colocar dispositivos que obliguen a los conductores a reducir la velocidad en esos tramos, tales como la colocación de bandas sonoras o, mejor aún, la construcción de las llamadas plataformas elevadas.

            De todo lo señalado anteriormente se acompaña una documentación gráfica, como anexo de esta moción. 


 



 



Por todo la anteriormente expuesto, los abajo firmantes, concejales de Alternativa Sí se Puede, pertenecientes al Grupo Mixto Municipal, presentan ante el Pleno del Ayuntamiento para su debate y aprobación, en su caso, la adopción del siguiente



ACUERDO:

El Ayuntamiento de Tacoronte se compromete de manera urgentísima, es decir, en este mismo mes, a solucionar el problema de las inundaciones en la casa Nº 54 de la calle Cándido López Trujillo y asimismo a promover cuantas actuaciones fueran necesarias para, a la mayor brevedad posible, dar una solución integral a los problemas ya señalados del barrio de Tagoro.



En la Ciudad de Tacoronte, a  26 de agosto de 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario