sábado, 26 de abril de 2014

Sí se puede expresa su rechazo al recurso del Ayuntamiento contra la sentencia ganada por dos ex-trabajadoras municipales.

Los concejales de Sí se puede en el Ayuntamiento de Tacoronte desean mostrar la disconformidad de nuestro partido con la decisión del equipo de gobierno de presentar un recurso contra la sentencia de fecha 5.3.2014 del Juzgado de lo Social Nº 2 de Sta. Cruz de Tenerife, en la que se estima parcialmente la demanda interpuesta por dos trabajadoras contra el Ayuntamiento de Tacoronte, declarando improcedentes los despidos realizados el 31.12.2012 y obliga al Ayuntamiento a readmitirlas o indemnizarlas con 12.700 euros y a abonarles los salarios de tramitación correspondientes al período comprendido entre la fecha del despido y la de la notificación de sentencia. 

La solidez de la argumentación de la sentencia, que entiende que las trabajadoras habían adquirido la condición de indefinidas antes de la fecha de los despidos, y que conlleva que los mismos deban considerarse improcedentes, augura un más que probable fracaso en el recurso que el alcalde pretende defender ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Canarias. 

El recurso y la negativa del alcalde a la readmisión de las trabajadoras, pese a la necesidad de cubrir estos puestos en la conyuntura actual, refleja el empecinamiento de Álvaro Dávila en este tema, que sin duda se traducirá en un sobre coste para las arcas municipales, que no sólo tendrán que hacer frente al ingreso preventivo de las cantidades dictadas en la sentencia del Juzgado de lo Social Nº2, sino asumir los costes del recurso. 

Por otro lado,  la postura intransigente del alcalde a la readmisión de las trabajadoras implica mantener el desorden existente en las competencias y trabajos a realizar por la plantilla municipal, ya que las tareas para las que estaban preparadas las trabajadoras despedidas, se han venido cubriendo desde su despido con personal administrativo, lo cual ha supuesto dejar a sus respectivas secciones sin la atención suficiente, obligándoles a ejecutar labores para las cuales existía previamente el personal técnico formado expresamente.

Si errónea fue la decisión del alcalde de despedir en su día a las dos trabajadoras, más grave aún es su empeño ahora en recurrir la sentencia, ya que supone que el grupo de gobierno, ahondando en la injusticia social, no sólo se conforma con el despido, sino que también decide impugnar la indemnización al mismo.

Por todo ello, Sí se puede quiere expresar su malestar e indignación ante estas políticas municipales, manifestándolo así en el próximo Pleno Ordinario del Ayuntamiento mediante las respectivas presentaciones de ruegos y preguntas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario