jueves, 20 de marzo de 2014

Los hechos nos vuelven a dar la razón.

En la tarde-noche del día 19 al 20 de marzo se ha producido un nuevo accidente de helicóptero militar. Esta vez ha caído al mar en aguas de Fuerteventura un Super Puma del SAR, estando desaparecidas 4 personas de su tripulación.

Este accidente viene a confirmar lo que ya dijimos hace meses, cuando presentamos una moción pidiendo al equipo de gobierno que solicitara al Ejército español la suspensión definitiva de los vuelos nocturnos y a baja cota de sus helicópteros sobre las viviendas de nuestros barrios.

En aquella fecha, el alcalde Álvaro Dávila nos contestó con afirmaciones tales como que "los vuelos eran necesarios para el entrenamiento de nuestros muchachos en Afganistán" o "que esos aparatos están dotados de una tecnología moderna y no tienen accidentes".

En esta caso, el aparato cayó sobre el mar, pero podía haber sucedido igualmente sobre el barrio de Los Naranjeros, Lomo Colorado, La Luz o Casas Altas, donde anoche (día 19 al 20 de marzo de 2014), nuevamente los aparatos militares sobrevolaban a baja altura las casas y vías públicas sin ninguna causa que lo justifique.

No nos cansaremos de pedir el cese de estas maniobras temerarias e innecesarias, que violan por otro lado las disposiciones legales sobre condiciones de vuelo sobre zonas urbanas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario