viernes, 17 de febrero de 2012

Otro golpe más a la agricultura de nuestras Islas.

La aprobación por el Parlamento Europeo de un nuevo acuerdo agrícola con Marruecos supone un nuevo golpe a los productores canarios, ya que permitirá la entrada masiva del tomate marroquí en el mercado comunitario y español. Varias asociaciones de agricultores, como Asaga o Coag ya han protestado porque se haya permitido liberalizar el comercio agrícola marroquí, contra el que no se puede competir, dado que no está sujeto a las mismas normas fitosanitarias que el de la UE, incluidas nuestras Islas, y porque se produce utilizando mano de obra con sueldos de miseria.

Pero es que además, supone de hecho premiar a un país que ocupa ilegalmente a otro, a nuestra vecina República Árabe Saharaui Democrática (RASD), a la que esquilma sus riquezas naturales y donde comete los mayores atropellos contra los derechos humanos, sin que todos estos detalles parezcan importarle mucho a la UE o a España.

Desde Alternativa Sí se puede condenamos este tipo de relaciones comerciales con países que no cumplen con las mínimas exigencias de democracia y respeto a los derechos humanos, exigencias que por otro lado, de forma hipócrita, sí le son impuestas a otros países en los que  no hay seguramente "tantas inversiones estratégicas" de determinadas empresas españolas y europeas.

Este acuerdo puede suponer una nueva reducción de la superficie de cultivo en producción en Tenerife y graves perjuicios a muchas empresas relacionadas con el sector, como las de embalaje, las de distribución, etc.

Desde el comité local de Alternativa Sí se puede, exigiremos al  Cabildo insular y a la Comunidad Autónoma Canaria, el máximo compromiso para defender la producción agrícola tinerfeña, empleando para ello cualquier tipo de recurso a los tribunales europeos o compensaciones a los productores agrícolas tinerfeños afectados por este nuevo tratado comercial.

Al mismo tiempo, exigimos a la Administración que fomente la renovación de la producción agrícola, subencionando e incentivando la producción de nuevos cultivos o bien la creación de empresas ligadas a la transformación de esos productos, que permitan mantener una parte de mano de obra que de otra forma iría al desempleo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario