miércoles, 27 de abril de 2011

Alternativa Sí se puede por Tenerife reitera su oposición al proyecto ferroviario del Cabildo de Tenerife en el Norte de la isla.

José García Casanova, portavoz de Alternativa Sí se puede en el Ayuntamiento de Tacoronte,  reitera el rechazo de su partido a que se ejecuten obras para implantar un tren en el Norte de Tenerife, atravesando las propiedades de los vecinos/as y dañando aún más el paisaje de la comarca.

El portavoz de Sí se puede en el municipio norteño denuncia que el Cabildo de Tenerife ha dilapidado auténticas fortunas en este tema, al tiempo de justificaba recortes en otras áreas como servicios sociales, ayudas a la asistencia educativa, deportiva y sanitaria.

García Casanova expone que “Tras haber invertido 1,5 millones de euros en un proyecto inicial de tren convencional, el Cabildo ha empleado ya otro millón de euros para estudiar la implantación del tren de levitación magnética, lo cual implica que alguna de las dos inversiones ha sobrado y ha significado tirar directamente a la basura el dinero del contribuyente”.

El portavoz de Sí se puede considera que tal y como reconoce el propio Plan de Ordenación ferroviario del Cabildo, la implantación de trenes no va a solucionar los problemas de atascos de tráfico en la autovía TF5 por las mañanas, ni va a permitir mayor accesibilidad a muchos barrios de la comarca hacia el área metropolitana, al no existir paradas previstas para permitir dotar de velocidad al tren”.

Por todo ello, García Casanova considera que” se deben emplear los fondos públicos en hacer una auténtica reconversión de las líneas de guaguas, mejorando sus horarios, frecuencias y tipos de vehículos, adaptándolos a las características de los barrios, mejorando las condiciones de marquesinas y estaciones, y diseñando un carril exclusivo de taxi y guagua en la autopista TF5 que permita sortear los atascos al principal medio de transporte público en nuestra isla”.

Por último, García Casanova expone que estas obras de mejora del servicio público de guaguas supondría una inversión económica 5 veces menor que la del tren convencional, con muchísimas menos afecciones a propiedades particulares, paisaje y patrimonio natural e histórico, y supondría mantener puestos de trabajo permanentes que el tren suprimirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario