miércoles, 22 de diciembre de 2010

No hay dinero para sanidad pública


Una vez más abordamos aquí el problema de la sanidad pública, no nos queda otro remedio, pues es indignante lo que el gobierno de Coalición Canaria y Partido Popular han hecho y hacen con los presupuestos públicos, que se suponen son para buscar el beneficio de la mayoría de los ciudadanos.
Después de asistir atónitos al despilfarro de 1,5 millones de euros por el Cabildo de Tenerife en un proyecto de tren convencional para el Norte de Tenerife, y que al mismo tiempo emplearan otros 500.000 euros en un proyecto de viabilidad de tren de levitación magnética (con lo que se supone que uno de los dos proyectos será papel mojado), ahora asistimos nuevamente a otra paralización de los hospitales públicos. Esta vez en el Sur, en el municipio de Arona. La prensa nos informa de que "no hay dinero" para pagar las obras de este centro comarcal, que lleva un retraso de más de 10 años, al igual que sucede con el del Norte, en Icod.

Esta es la realidad de la política "nacionalista" y "defensora de lo canario": hay dinero para proyectos de trenes, pero no para hospitales.
Y nada es casual: mientras tanto, muchas empresas de medicina privada haciendo su agosto a costa del desmantelamiento de la sanidad pública. ¿O creen ustedes que es casual la continua apertura de centros médicos privados en nuestra comarca en los últimos 10 años?

¿En qué afecta todo esto a Tacoronte?: en mucho.
No olvidemos que tener un centro hospitalario en el Norte supondría rebajar en parte el tráfico que discurre por la autovía TF5 hacia el área metropolitana y que atraviesa nuestro municipio. Tampoco debemos olvidar que ese centro sería público, por lo que nos atendería a todos los ciudadanos que acudiéramos a la comarca de Icod-Isla Baja en caso de emergencia.

Una vez más debemos recordar cómo Partido Popular y Coalición Canaria rechazaron la moción presentada en su día por Sí se puede para apoyar la iniciativa legislativa popular en defensa de la sanidad pública, o la moción igualmente presentada por Sí se puede, solicitando a la Consejería de Sanidad que no recortara el presupuesto sanitario público en 2011.

Es la hora de que los tacoronteros/as se den cuenta de quién defiende realmente la asistencia sanitaria pública y quién quiere hacer negocio con la salud de todos/as.

No hay comentarios:

Publicar un comentario