viernes, 17 de diciembre de 2010

Las amenazas sobre nuestro territorio siguen ahí

Que nadie se llame a engaños en el período preelectoral que queda hasta mayo de 2011 con supuestos silencios o paralizaciones de obras. Numerosos proyectos de infraestructuras amenazan nuestro territorio: Puerto de Granadilla, Tren del Norte, ampliación del Aeropuerto de Los Rodeos, Base militar, ampliación de carriles de la autovía TF5, etc.
Y detrás de estas obras están los mismos de siempre: CC,PP y PSOE. Porque no debemos olvidar quiénes prometieron en su día a vecinos de barrios periféricos de La Laguna o Tacoronte la no ampliación del aeropuerto de Los Rodeos, y una vez en el poder, procedieron a ejecutar las expropiaciones.

Muchas de estas obras, por no decir todas, son totalmente injustificadas, pues ni el tráfico aéreo del aeropuerto justifica una segunda pista, ni las necesidades de defensa justifican una super base militar, ni los atascos del tráfico se solucionarán con mega trenes o con tercer carril para coches, ni el tráfico marítimo obliga a un segundo puerto comercial en la Isla.

Todas estas obras obedecen simplemente a intereses de las empresas de la construcción, ligadas a estos partidos políticos, que les sufragan el gasto de la costosa campaña electoral y luego piden compensación en forma de adjudicacíones. En cada uno de estos 3 partidos políticos mencionados, hay algún grupo empresarial afín que sugiere proyectos y controla corrientes de opinión mediante la prensa y la televisión.

Desde Sí se puede, una vez más expresamos el rechazo a la destrucción de nuestro paisaje, de nuestras más fértiles tierras de cultivo, que generan en un círculo vicioso, el aumento de la dependencia de las importaciones del exterior, al no poder ya producir nada en nuestro propio suelo. Muchos aspectos de los Planes de Ordenación de nuestros municipios deberán ser reformados incluso tras su aprobación pública, para adaptarlos a estas megainfraestructuras, que engullirán barrios, empresas y caminos tradicionales.
En Sí se puede no dependemos de ningún grupo empresarial. No debemos favores a ningún constructor. Sólo nos debemos a la confianza de nuestros afiliados, simpatizantes y de nuestros votantes.

Sí se puede seguirá luchando en 2011 para evitar que obras destructivas e innecesarias como las mencionadas supongan la alienación de barrios y vecinos, la pérdida de forma de vida tradicional en aras de un supuesto progreso. Entre todos/as podemos parar esta locura y luchar por mejorar nuestras condiciones de vida con otras propuestas más lógicas y sostenibles, como el transporte en guagua en carril exclusivo, el fomento de la implantación de energías renovables en edificaciones industriales, comerciales y particulares, la reconversión de mucha actividad empresarial obsoleta hacia nuevas tecnologías y la difusión de una cultura más conservacionista de nuestro entorno, paisaje y legado histórico.

Entre todos y todas ¡Sí se puede!

No hay comentarios:

Publicar un comentario