martes, 21 de diciembre de 2010

La "modernidad" en el centro de Tacoronte


En enero de 2010, algunos medios de prensa recogían la noticia del Ayuntamiento de Tacoronte de que "antes del verano estaría lista la nueva plaza de La Estación". Esta obra se entendía por el equipo de gobierno "como una actuación emblemática, dando una imagen moderna del centro de la ciudad".


Finalmente, la plaza vino a abrir su espacio (que no el de las instalaciones que alberga) en el mes de diciembre, y a juzgar por los comentarios colgados en foros y prensa virtual, no es el diseño que más guste a los tacoronteros/as. Imaginamos que la inauguración coincidirá, como ya ocurriera en 2007 con otras obras públicas, con las cercanas fechas del período electoral de 2011.


Si bien la anterior plaza no era digna del catálogo de bienes de interès cultural, la actual plaza rompe una vez más con la armonía que se supone debe buscarse en un conjunto urbano con características similares. El nuevo espacio invade vuelos de calles adyacentes, eleva la volumetría de forma ostensible respecto al espacio anterior, y sobre todo, supone una vez más la renuncia a la arquitectura tradicional del Norte de Tenerife, a la que tanto alaba el partido en el poder y que por contra, tanto perjudica con sus continuas actuaciones urbanísticas.


En nuestro municipio son continuos los casos de viviendas tradicionales que se dejan desmoronar por desidia municipal, al no obligar al mínimo mantenimiento a sus propietarios ni estimular con ayudas la conservación de los mismos. Esta política, ya experimentada durante años con éxito en el vecino municipio de La Laguna, supone a la larga la sustitución de un paisaje urbano tradicional por uno híbrido y amorfo, que renuncia a los caracteres tradicionales por entenderlos caducos y poco productivos, y apuesta por la especulación del suelo y por la implantación de actividades que implican la afluencia masiva de personas.


Desde Sí se puede siempre apostaremos por una política respetuosa con el patrimonio cultural, arquitectónico y etnográfico, intentanto evitar las actuaciones urbanísticas desmedidas y que supongan una ruptura total con la forma de vida tradicional de nuestra comarca. Por ello nos comprometemos a cambiar la política urbanística en caso de poder colaborar en el gobierno de nuestro municipio, contando más con la opinión de los ciudadanos y con las necesidades propias del funcionamiento del municipio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario