jueves, 9 de diciembre de 2010

El disparatado proyecto ferroviario del Sr. Melchior

Una semana tras otra sigue publicándose en algún medio de prensa local de Tenerife las bondades del "tren bala", que el presidente del Cabildo tinerfeño, D. Ricardo Melchior, está empeñado en implantar en nuestra isla. Este proyecto, además de elevar mucho más el ya de por sí alto presupuesto del proyecto original de tren convencional, implica un mayor impacto visual en muchos tramos, así como iguales afecciones a propiedades por las servidumbres aparejadas al trazado.
A nadie se le escapa ya que el proyecto se sostiene más sobre una ambición personal que sobre datos razonados que elijan este medio como el más adecuado a nuestras necesidades.
Y es que un tren bala, que no para en muchos municipios que atraviesa, que impide disfrutar del paisaje y que absorberá gran cantidad del dinero público necesario para obras más necesarias como hospitales o guaguas, es una apuesta por un futuro endeudado, que sólo beneficiará a los empresarios alemanes y a los adjudicatarios de la instalación de la vía de hormigón sobre la que discurra.
Mientras tanto, el resto de la población seguirá soportando colas en la TF5, barrios inaccesibles a las guaguas y el añadido de las vibraciones e impacto visual del tren bala.
¿Alguien recuerda lo que sucedió con el tren elevado que en los años 80 se instaló en Las Palmas, después de una elevada inversión?

1 comentario:

  1. Hoy comentaba el consejero del Cabildo, Sr. Carlos Alonso que se han gastado 250.000 euros en un estudio de viabilidad del tren bala que él mismo no cree que prospere. Es decir, al mismo tiempo que gastaban 700.000 euros en una campaña publicitaria del tren convencional, gastaban otro cuarto de millón en un proyecto distinto. ¿A qué juegan estos políticos con el dinero de todos?

    ResponderEliminar