miércoles, 29 de diciembre de 2010

Álvaro Dávila: por la boca muere el pez

El Sr. Álvaro Dávila, candidato de Coalición Canaria a la alcaldía de Tacoronte en las elecciones de 2011, ha iniciado una campaña de divulgación de sus ideas, sin duda presionado por el hecho de que casi nadie le conoce en el municipio.

Sus declaraciones en las que asegura que "va a realizar inversiones en nuevas infraestructuras para el municipio, entre las que menciona la conversión de la carretera general en avenida con carril bici y paseo peatonal", parecen ignorar el hecho de que precisamente, haya sido su partido el que haya rechazado en los últimos años propuestas similares (por no decir idénticas) de otras fuerzas políticas en ese sentido, en las que se incluye Sí se puede.

Dice también el Sr. Dávila que "quiere culminar y aprobar el PGO desde el consenso con los vecinos y agentes sociales y económicos, compatibilizando el crecimiento razonable y sostenible con el respeto exquisito al territorio; que hay que mantener el concepto de campo-ciudad y que el municipio no puede concebirse sin su paisaje, sus viñedos...aunque el municipio debe crecer porque la sociedad va avanzando y necesita un progreso equilibrado y sostenible...".
Pues bien, todas estas bonitas palabras quedan en meras declaraciones de cara a la galería, ya que en el fondo, Coalición Canaria sigue representando la apuesta por el desarrollo insostenible, por la primacía de las infraestructuras y el urbanismo expansivo antepuesto al interés general de la población.

Parece olvidar el Sr. Dávila que es su partido precisamente el que defiende el trazado de un tren por nuestro municipio que arrasa con tierras de cultivos, viviendas y negocios y que altera el paisaje y la continuidad de los barrios. O que fue su partido el que proponía un Plan General que arrasaba la vivienda tradicional de Tacoronte.

Dice el Sr. Dávila que "su programa busca la creación de empleo y la generación de riqueza, y que los vecinos consigan trabajo en Tacoronte". Sin embargo estas ideas chocan de frente con el rechazo continuo de su partido a las mociones presentadas por Sí se puede para el fomento de las pequeñas empresas en los barrios periféricos, para la mejora del viario en los barrios, para la inversión en energías renovables o la implantación de actividades económicas en Tacoronte que no estén ligadas únicamente a la construcción. Tampoco encajan bien en este propósito los proyectos de autovía y tren para desplazar población precisamente hacia el área metropolitana o Valle de La Orotava, o los continuos agravios a la producción agrícola y ganadera de nuestra comarca.

El Sr. Dávila parece desconocer muchos de los problemas que aquejan a Tacoronte, y que se verán agrandados con las propuestas de infraestructuras de CC: trenes y ampliación de autopistas, base militar en Los Rodeos, etc. Mucho nos tememos que sus ideas de infraestructuras no sean precisamente para aliviar el caos circulatorio, ni la mejora de comunicación entre los barrios y el casco urbano de La Estación.

Dávila representa la continuidad de la política destructiva del territorio que supone el programa político de Coalición Canaria. Es cambiar la cara del político, pero no la política que se quiere hacer. Defender su programa es apostar por un futuro ruinoso para Tacoronte.

Que nadie se lleve a engaños con frases bonitas antes de las elecciones. La realidad de los años anteriores lo dicen todo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario